05/12/2002 | 783

Rematan propiedad estatal a precio vil

El gobierno se apresta a montar un espectacular negociado financiero, cuyo punto de inicio es el remate por centavos de valiosísimas propiedades estatales –en su mayoría, tierras e inmuebles pertenecientes a los ferrocarriles–, que luego serán “reciclados” y revendidos por los pulpos inmobiliarios por millones.


Entre los terrenos que salen a remate existen preciados bocados para los especuladores inmobiliarios, como tierras en Retiro, en Puerto Madero, en el puerto de Rosario, en Palermo y en Mendoza (donde ya se encuentra proyectado un “emprendimiento” similar al de Puerto Madero). Además de estos terrenos, hay otras 6.000 propiedades, urbanas y rurales, en todo el país, desde parcelas de “gran extensión” alrededor de la ciudad de Río Turbio, hasta propiedades en la Capital y en la mayoría de los partidos del conurbano.


A las primeras 40 propiedades que saldrán a remate se les fijó un precio mínimo, en conjunto, de 1,1 millónes de dólares, pero los observadores estiman que su “valor es de ocho ceros” (Ambito Financiero, 22/11), es decir de más de cien millones de dólares. Lo que significa que se las ofrece al 1% de su valor real. En total, por las 6.000 propiedades se espera recaudar 1.800 millones de dólares, es decir que semejantes propiedades se cotizan a razón de 300.000 dólares cada una. Para hacer más “atractiva” la operación, los compradores podrán pagar con bonos, adquiridos en el mercado financiero a una fracción ínfima de su valor de cancelación.


La información agrega que “se espera poder colocar la mayor cantidad de inmuebles posible antes de que la administración duhaldista abandone el poder” (ídem). Lo que se dice, un verdadero remate por fin de temporada.

También te puede interesar:

Tolosa Paz y el Frente de Todos votan con el macrismo un “comodato” por 99 años.
El PO en el FIT-U presentó un proyecto de declaración contra el avance de la privatización y las subastas de espacios verdes en la Comuna 8.
El intendente Jorge Macri promueve la especulación inmobiliaria a costa de la zona protegida.
No al desalojo, basta de amedrentamiento y prepotencia policial.
Crédito hipotecario vedado para la población más vulnerable, encarecimiento de la construcción y falta de acceso a la tierra.