Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /var/www/html/wordpress/wp-content/themes/powp/template-parts/content.php on line 33
09/08/2021
Notice: Undefined variable: nroEdicion in /var/www/html/wordpress/wp-content/themes/powp/template-parts/content.php on line 155

 “Enmiendan” canje de deuda externa bonaerense

Kicillof puso fecha de rendición ante los bonista.

El ministro de Hacienda y Finanzas del gobernador Axel Kicillof, Pablo López, anunció oficialmente la “enmienda” a la propuesta de canje de 7.150 millones de dólares en bonos de deuda bajo tenencia extranjera; y nueva fecha de cierre “final” al día 27 de agosto. Sin embargo, el gobierno provincial volvió a postergar la difusión de la letra fina de la oferta, prometiendo publicarla “en breve” para respetar los acuerdos de “confidencialidad”.

Aunque el tándem Kicillof-López dice que va a garantizar la “sustentabilidad” de los pagos, lo cierto es que los bonistas y el comité de “acreedores” ya se habían asegurado, y previo a la oferta mejorada del 21 de julio, beneficios extras por 1.800 millones de dólares por sobre la propuesta original de abril del año pasado.

Revalidando títulos

Como venimos señalando en Prensa Obrera, el canje de la deuda externa bonaerense tuvo veinte postergaciones sucesivas por el rechazo de los bonistas que meten presión amparados por el FMI. La reciente oferta mejorada del 21 de julio fue aceptada por Golden Tree Asset Managment, el grupo con mayor acrecencia de bonos provinciales, pero no por el Grupo Ad Hoc que encabeza la fuerza de choque del Comité de acreedores y asegura “representar” al 40% de los bonistas. La aceptación de este pulpo financiero es condición necesaria para que el acuerdo alcance el 75% necesario de adhesión al canje.

Mientras el kirchnerismo se jacta de haber despejado la bomba explosiva de la deuda externa provincial, que el peronismo reconoció sin investigar, el rechazo del Grupo Ad Hoc al canje mantiene a la provincia de Buenos Aires en default, y con las demandas judiciales en los tribunales de Nueva York por otros 1.200 millones de dólares. Kicillof, como gobernador, “revalorizó los títulos” de pagador serial de deuda que ya tenía, cuando siendo ministro de Cristina Kirchner gatilló al Club de París e indemnizó a Repsol.

 Leonino

Los términos conocidos del acuerdo son brutalmente leoninos. El llamado “pago sustentable” no es otra cosa que la refinanciación onerosa y usuraria de la fraudulenta deuda externa y de la tierra arrasada dejada por María Eugenia Vidal. Con la “enmienda” al canje, Kicillof ofrece pagar intereses devengados hasta el 21 de julio, mientras el Grupo Ad Hoc presiona para que los intereses sean pagados mayoritariamente en efectivo. Los bonistas quieren un pago de “buena voluntad” como el tributado por Martín Guzmán y Alberto Fernández al Club de París.

Los “nacionales y populares” reconocieron el 100% de la deuda externa bonaerense, pactaron que no habrá quita de capital y que la amortización de capital comenzará en el 2024. “Enmendándose”, Kicillof ofrece un valor de recuperación de los bonos que está trece puntos por encima de anteriores negociaciones y llega al 60%. A pesar de esta entregada, los bonistas que rechazaron la oferta del 21 de julio siguen con los litigios en los tribunales extranjeros, y piden un 75% de recuperación de bonos. Con la propuesta enmendada, los pagos por 400 millones de dólares anuales por intereses comenzarán en el 2022, escalando a 900 millones del 2023 hasta el 2030.

¿Horizonte despejado? Los “nuevos bonos” son un seguro a los bonistas contra la devaluación del peso porque siguen nominados en moneda extranjera. Todas las provincias, que concretaron la “reestructuración” con los bonistas, lo hicieron refinanciando los bonos bajo el garrote del FMI y el capital financiero. El libreto común es la suba en los cupones, el pago de capital e intereses usurarios, y un valor de recuperación de títulos más altos. Con la provincia hipotecada, la garantía a los “acreedores” es el ajuste capitalista que pactan entre el gobierno, las patronales y las burocracias sindicales contra los trabajadores.

A los saqueadores de la deuda también los enfrentamos con la izquierda

La “empatía” con los bonistas y, como todo indica, las mejoras extras que se esconden detrás de la confidencialidad para alcanzar el 75% de adhesión al canje contrastan con la miseria popular, una mayoría pobre del 60% y otra franja grande indigente que vive en los asentamientos del Conurbano y el Gran La Plata. Kicillof tira la toalla cuando el ministro de Salud, Nicolás Kreplak, reconoce las vísperas de la tercera ola y circulación comunitaria de la cepa Delta, 90% más contagiosa, en la provincia y toda la Argentina. La campaña del Frente de Todos por ciudades y municipios “seguros” es puro humo electoral: sobre 17 millones de bonaerenses y 12.400.000 de vacunados, sólo 2.610.00 tienen el esquema completo, mientras otros dos millones de dosis siguen sin aplicarse.

También las leyes de mayor endeudamiento en dólares y en pesos fueron votadas en común por el Frente de Todos y Juntos por el Cambio en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires. El pago de la deuda externa es incompatible con la satisfacción de los reclamos populares, y con un plan de reorganización económica, sanitaria, y educativo de la provincia de Buenos Aires sobre nuevas bases sociales. El voto a la Lista 1A del Frente de Izquierda Unidad opone los candidatos obreros, socialistas y luchadores a los candidatos del ajuste y del pago de la usurera deuda externa.

Un programa económico de los trabajadores empieza por el no pago de la deuda externa nacional y provincial, la ruptura con el FMI, el rechazo a las políticas de ajuste de los Fernández y Kicillof; y se sostiene con la movilización activa de los explotados para que la crisis la paguen los capitalistas. En las vísperas de las Paso del 12 de setiembre, el peronismo volverá a tirar la toalla ante el capital financiero.

También te puede interesar:

Tolosa Paz y el Frente de Todos votan con el macrismo un “comodato” por 99 años.
Ante la avanzada inmobiliaria del intendente Fernando Espinoza y el Frente de Todos.
Concentraciones y movilizaciones en Buenos Aires.
Familiares marcharon a la fiscalía de Laferrere para exigir justicia.
Un aval al saqueo de las riquezas del país por las multinacionales y el capital financiero.