03/05/2007 | 990

Un enfoque parcial

Compañeros:


Me parece que la nota sobre la represión en José León Suárez enfoca el tema parcialmente. Es real que hay una guerra con los asentamientos y se los está desalojando, en toda la provincia. Pero no se puede dejar de mencionar el rol de Ivoskus en lo que pasó en San Martín, que a los pocos minutos había mandado las cuadrillas municipales a llevarse las casas y los vecinos aún resistían. Mientras, hace años que le piden que mande las cuadrillas a solucionar los problemas de infraestructura de los barrios, suciedad, agua y tierra contaminada, calles que se inundan.


Este intendente (y él mismo lo reconoce) no gobierna para los pobres de San Martín. No construyó una sola vivienda en años y la situación en el municipio está que explota. Cada vez más gente se asienta en cuanto espacio libre encuentra. En Los Eucaliptus, por ejemplo, muchos de los que tomaron terrenos son vecinos de los dos barrios linderos que lo hacen para sus hijos casados que están viviendo hacinados con ellos; hay gente que alquilaba y no pudo seguir sosteniendo el aumento de los alquileres.


Ivoskus firmó un acuerdo con K (este intendente del ARI que parece que va en boleta con K en las próximas elecciones) para la construcción de cuatro planes de vivienda en el municipio. Uno de ellos en el barrio de Los Eucaliptus (ex piletas Marimón), donde estamos trabajando, y en lugar que las viviendas sean para los vecinos asentados piensa desalojarlos. Ya les dijo que no los reconoce, que para él son intrusos. Es decir, van a seguir los desalojos.


Las viviendas de los planes en casi todos los casos no están solucionando la problemática del barrio que, según dicen, pretenden mejorar: las casas se adjudican punterilmente y la mayoría de los adjudicatarios llegan de otros lugares. En los contados casos que abren listas, el primer requisito es tener un ingreso demostrado con recibo de sueldo de que van a poder pagar las cuotas, cosa muy difícil para gran parte de la población, en negro y con bajos sueldos.


Los únicos barrios que conozco que acceden a planes de vivienda para el conjunto de sus habitantes son aquellos que están muy bien organizados a través de cuerpos de delegados.


Los desalojos tiene que ver con los objetivos que tienen respecto de los terrenos donde se producen los asentamientos, algunos según su ubicación por su valor inmobiliario (para hacer centros comerciales, comercios para barrios cerrados o simplemente espacios bonitos a la vista) y otros porque son destinatarios de planes federales de vivienda que los gobiernos quieren manejar, en especial de cara a las elecciones, que pretenden que sean un festival de compra de votos con estos planes.

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género