09/12/2020 | 1611

UJS: entre la lucha por el aborto legal y la pelea de la juventud contra el ajuste

Resoluciones de la reunión de la mesa nacional.

PH Andrés / Ojo Obrero Fotografía

El pasado lunes 7 de diciembre se reunió la Mesa Nacional de la UJS con representantes de la mayoría de las provincias del país. Dicho organismo discutió una caracterización política de la etapa, para concluir no solamente las tareas de la juventud en la actual situación sino también las campañas para llevar adelante durante todo el verano.

¿Qué nos ofrecen los que gobernaron las últimas décadas?

En las últimas semanas, el ajuste se ha colocado en el centro del debate público con la quita del IFE, el Presupuesto 2021, la misión y el pedido de «Facilidades Extendidas» al FMI y, principalmente, la ley que modifica la movilidad jubilatoria. A su vez, se mantiene en vilo una brecha cambiaria que da rienda a devaluaciones de hecho, mientras aparece el fantasma de una mayor desvalorización de la moneda en vísperas de un nuevo esquema de tarifazos.

Esta política tiene su correlato concreto en la juventud. La quita del IFE no solamente es un ataque a la juventud más precarizada sino que también marca prioridades e intereses concretos: entre el FMI y les jóvenes, el gobierno elige a los primeros. A su vez, tiene correlato esta política en los respectivos presupuestos. Como ya hemos denunciado, el gobierno aumenta un 17% la partida para las universidades con una inflación que se estima en 50%, cuando ya hasta septiembre de este año la Educación Superior funcionó con un presupuesto votado en 2018.

Esas rebajas también suceden en las provincias, como el recorte del 6% a educación, que tiene el Presupuesto que Larreta quiere votar el 10 de diciembre en la Ciudad, lo que alienta el cierre de los institutos terciarios y el avance de la Unicaba. Algo parecido hace Kicillof con el Presupuesto provincial, que se «come» la inflación de este año y el que viene, mientras lo único que no se ajusta es a la policía bonaerense que tendrá -para alegría de Berni- 8.000 pases a planta permanente.

En el campo educativo en conjunto con los recortes aparecen fuertes alianzas con la Iglesia, como sucede en Mendoza, donde el gobernador Rodolfo Suárez acaba de autorizar las misas y el dictado de catequesis en las escuelas. El gobierno ajusta, el clero cuida y la oposición acompaña. Ninguno tiene nada para ofrecer(nos).

En ese marco, el plan de gobierno tiene como norte indudable el ajuste que se va a profundizar en sintonía con la subordinación al imperialismo y los pulpos internacionales. En ese camino se enmarcan los encuentros de los últimos días de Alberto Fernández con Bolsonaro, la charla con Biden e incluso el saludo de Angela Merkel al cónclave de la UIA.

La aparición del Presidente con Syngenta, que prometió mayores exportaciones de soja a cambio de un envenenamiento de la población y deterioro del suelo, no es un dato menor. Como se comprueba en estos días en Chubut con la megaminería o con el acuerdo porcino con China, es claro que la depredación del ambiente es una moneda de cambio frente a la crisis económica. Lejos de los pulpos que liquidan el suelo, el aire y el agua, el lugar de la juventud está con los pibes de Estados Unidos, Perú, Ecuador y Guatemala que han pintado de lucha el continente en este 2020.

Ante este cuadro, también asistimos a un operativo de maquillaje de dicho ajuste por parte del gobierno. El aporte (no) «solidario» que pagará el 0,02% de la población jugó ese papel. El albertismo quiere recrear lo mismo intentando apropiarse del derecho al aborto legal, que llegó al Congreso sobre la base de la enorme lucha del movimiento de mujeres y las diversidades. La movilización política frente a esto resulta crucial no solamente porque la aprobación del proyecto no está asegurada, sino para evitar las enormes maniobras existentes para licuar el proyecto (objeción de conciencia, etc.). La Mesa Nacional votó una semana de campaña incansable para conquistar la media sanción.

Independencia política y campañas

La Mesa Nacional caracterizó que hay un intento sistemático por parte de las fuerzas gobernantes para abroquelar a la juventud como apéndice del Estado. Lo hacen en el movimiento ambiental, en el que las agrupaciones como Jóvenes por el Clima, que no han movilizado contra el acuerdo porcino y desligan al gobierno nacional y al Frente de Todos de lo que pasa en Chubut.

Lo hacen en la universidad, donde vienen de conformar el «Frente de Todos» Universitario, con varias gestiones de la UBA y de universidades nacionales, así como también con la burocracia sindical. En la UBA vienen de una charla que tuvo a Jorge Anró (Apuba) y a Daniel Ricci (Aduba), responsables de las paritarias a la baja en la universidad. Lo más importante de este frente es su objetivo político: no llama a los estudiantes a organizarse ni pone arriba de la mesa los problemas de deserción estudiantil o precarización docente, solamente busca utilizar el ámbito universitario para fortalecer «el proyecto» con el FMI primero en la fila.

Como se discutió en el Congreso Nacional de la UJS, que nucleó a 1.700 jóvenes en septiembre pasado, la pelea central es por la independencia política de todos los que nos gobernaron las últimas décadas, que solamente ofrecen ajustes educativos, pactos con la Iglesia y complicidad con quienes liquidan el ambiente. Entonces, ¿qué tareas tenemos por delante ante tal objetivo?

La Mesa Nacional votó como campaña principal una movilización con todas las fuerzas militantes esta semana por la aprobación del aborto legal. A su vez, resolvió impulsar una campaña contra el hambre en las barriadas entre la Juventud del Polo Obrero y la UJS durante todo el verano, en una lucha conjunta para fusionar a la juventud que estudia con el activismo que lucha por trabajo genuino y por tierra y vivienda. También decidió llevar adelante la pelea contra los presupuestos de Larreta y Kicillof y una campaña en Mendoza contra la injerencia clerical en la educación.

La pelea por separar a la juventud del régimen de quienes nos han gobernado desde hace años es una tarea fundamental para derrotar el plan fondomonetarista en curso. En eso estamos.

 

También te puede interesar:

La pobreza, la falta de trabajo, la precarización y la deserción no van más. Digamos basta.
Un gobierno que le da la espalda a la educación.
Los gobiernos de Schiaretti y Fernández no garantizan condiciones elementales para poder estudiar.
Con Romina Del Plá, Néstor Pitrola y Guille Kane impulsemos una gran campaña de punta a punta en la provincia de Buenos Aires.